¿Amarillo para decorar tu casa? (II)

Sabemos que te gustó el artículo anterior, por eso queremos seguir contándote trucos para incorporar el amarillo a tu hogar.

Si tienes un salón muy clásico o formado con materiales muy rugosos o duros (hormigón o cemento) puedes utilizar el amarillo para darle un aire moderno. Incorpora, por ejemplo, un sofá amarillo girasol, así le otorgarás calidez.

En la cocina puedes incorporar el amarillo sol y además decorarla con motivos tropicales. El amarillo puedes coloarlo en el frente de los armarios y cajones, sobre todo si tus muebles son oscuros.

En los pasillos o recibidores el amarillo mostaza es la mejor opción. Si lo convinas con distintos grados de grises podrás crear espacios sugerentes y exquisitos.

También podemos introducir elementos de un amarillo pálido en nuestro dormitorio si le queremos dar personalidad. Es recomendable que lo utilices sólo en pequeñas dosis ya que es una estancia de descanso. Si lo que quieres es pintar la pared de tu dormitorio de amarillo, hazlo sólo en la pared del cabecero y utiliza un color pálido.

El amarillo en los cuartos de baño da frescura y rompe con la monotonía cromática de estos lugares. Si tu baño cuenta con poca luz te recomendamos amarillos pastel.